Candidato perfecto para una empresa de traducción

Candidato perfecto para una empresa de traducción

Cuando una empresa de traducción selecciona personal entre los innumerables currículos que recibe, siempre ansía encontrar al candidato perfecto para ser un traductor ideal: que lea y escriba al menos cuatro o cinco idiomas con nivel de nativo, que tenga un dominio completo de diversos campos, que escriba rápidamente y conozca todo el software habido y por haber…

Pero un departamento de recursos humanos serio y responsable sabe que el candidato perfecto no existe, ni en el sector de las traducciones, ni en cualquier otro ámbito. Es algo utópico. Por tanto, lo que siempre hay que buscar al profesional más adecuado de entre los que están disponibles desde un punto de vista objetivo y realista.

A continuación vamos a enumerar algunas de las cualidades idóneas que deben figurar en el currículo de un traductor para optar a convertirse en parte integrante de una empresa de traducción.

Idiomas

oh-un-candidato-con-muchos-idiomas

 

Si bien es cierto que a una agencia de traducción le interesa tener en plantilla a traductores que dominen el máximo número de idiomas,
también hay que ser conscientes de que es complicado que una misma persona lea y escriba a la perfección más de diez idiomas.

Muchos candidatos creen que si en el apartado de competencias lingüísticas de su currículo incluyen un amplio listado de lenguas tendrán más probabilidades de ser seleccionados.Pero el número de idiomas la mayoría de veces no es lo que más peso tiene.

EJEMPLO DE CURRÍCULO CON DEMASIADOS IDIOMAS ¿PELIGRO?

Pongamos el caso tomado de un currículo real que llegó al departamento de recursos humanos de TraducciónExperta recientemente. En dicho currículo se mencionaba que la persona correspondiente, española, traducía estas combinaciones de idiomas:

Español < Inglés > Español
Español < Francés > Español
Español < Portugués > Español
Español < Italiano > Español
Español < Catalán > Español
Español < Alemán > Español
Español < Ruso > Español

Es decir, que supuestamente hace traducciones de ocho idiomas y de forma bidireccional (traducción directa e inversa). Si a esto le sumamos que en su currículo era evidente que no había salido de España y que tampoco había indicios de que hubiera estado en algún entorno de inmersión relacionado con ninguno de los idiomas extranjeros, cuesta creer que las traducciones que pudiera hacer este “traductor” tuvieran una calidad profesional. Lógicamente, ejemplos como este se descartan de inmediato en un proceso de selección.

En cambio tienen más credibilidad combinaciones como la siguiente:

Español <> inglés
Catalán <> español
Catalán <> inglés

Sabiendo que el candidato que menciona estas combinaciones de idiomas es de Cataluña y que su madre es de origen británico, apenas cabe duda sobre el nivel que puede tener en esas lenguas. Esto viene a demostrar que en traducción abarcar muchos idiomas no tiene por qué ser un factor positivo en una selección de personal.

Formación y cualificaciones

Por regla general, terminar la carrera de traducción no basta para lanzarse al mundo laboral ya transformado en traductor especializado profesional. Un ingeniero informático, un médico, un abogado,… tienen una formación dirigida a su sector; y aun así normalmente necesitan formación adicional para especializarse. Un traductor recién salido de la universidad, por ende, difícilmente está capacitado para traducir determinados campos. Por ello es muy importante la formación y experiencia complementarias.

un-traductor-siempre-formandose-y-preparado-para-la-vida-laboral

A diario nos llegan solicitudes de trabajo de traductores que afirman poder abarcar cualquier tipo de texto: medicina, ingeniería, informática, astrofísica, derecho, finanzas, etc. Esto, desde luego, es algo poco asumible. Es como pretender que nuestro mecánico, por el mero hecho de trabajar con motores y piezas, también está capacitado para reparar aviones y helicópteros.

La formación de un traductor profesional y especializado

Cabe destacar que un traductor profesional experto y especializado suele llevar a cabo una formación y / o una experiencia complementarias de varios años. Un perfil de un buen traductor de textos sobre medicina, por ejemplo, podría ser el de una persona licenciada en traducción que posteriormente ha hecho cursos de medicina y además ha estado varios años trabajando en alguna empresa médica.

Pero es inviable que un traductor recién titulado en Traducción e Interpretación, o en Filología, ya esté capacitado para traducir todos los sectores y campos existentes, como pretenden muchos candidatos. Como es de esperar, esos candidatos suelen percatarse de su error al topar con la realidad.

Edad

Puede parecer un tanto discriminatorio, pero en el mundo de la traducción tiene sentido pensar que, salvo excepciones, un traductor de treinta años probablemente llevará a cabo traducciones de mayor calidad que uno de veinte. Esto se debe a lo comentado sobre estas líneas acerca de la formación y especialización a la que normalmente se somete un traductor experto.

la-edad-y-capacitacion-profesional

Esa capacitación adicional y complementaria que distingue a un traductor experimentado de otro novel requiere varios años, y de ahí que la edad también tenga cierta influencia, indirecta quizá, a la hora de determinar la valía de un candidato. Hay conocimientos y experiencia que no se adquieren en la carrera ni de inmediato.

Conocimientos informáticos

Actualmente, todas las traducciones se efectúan en soportes informáticos. Al menos es así en TraducciónExperta. Además, los documentos de los clientes llegan en formatos de lo más variopinto, y por ello es necesario contar con determinados conocimientos de informática, independientemente de la materia sobre la que se esté traduciendo.

el-proceso-de-seleccion-del-traductor-con-conocimientos-informaticos

Además, constantemente, y cada vez con más celeridad, aparecen software, formatos y plataformas nuevas que para nuestro sector es necesario dominar. Puede parecer increíble, pero a fecha de hoy todavía llega a nuestras oficinas algún currículo escrito a mano cuyo autor nos confiesa que no sabe manejar bien un ordenador. En plena era digital un traductor que se precie debe tener un dominio notable de cierto software y formatos, y toda formación al respecto se valora muy positivamente.

Velocidad de escritura

La velocidad a la hora de escribir es fundamental en los trabajos de traducción. Con esto no estamos diciendo que para seleccionar a un traductor se hagan competiciones para ver quién es el más rápido tecleando.

el-traductor-la-mecanografia-al-seleccionar-y-el-metodo-aguilucho

Pero, como es de esperar, tendrá más opciones una persona que teclee utilizando todos los dedos de la mano con un método más o menos ortodoxo que otra que solo emplee el dedo índice (lo que algunos denominan “método del aguilucho”). Un traductor medio suele traducir más de 2500 palabras al día, contando también con la revisión de lo traducido. Si el método utilizado al teclear no es bueno, difícilmente se llegará a esta media dentro de una jornada laboral normal.

Actualización, reciclaje constante y vocación

reciclaje-y-formacion-en-la-formacion-de-los-traductores

El mundo avanza, y también deben hacerlo los traductores. Sean cuales sean los campos en que un traductor esté especializado, ha de renovarse constantemente para estar al día con el vocabulario, la jerga y las novedades que vayan apareciendo. Y es que un traductor nato es inquieto y ávido de conocimientos por naturaleza. Precisamente esa inquietud es una característica típica de los mejores traductores, puesto que les impulsa a especializarse más y a profundizar en aquellas materias con las que trabajan habitualmente. Y todo esto va propiciado por la vocación, porque el trabajo de traducción es duro y sobre todo vocacional. En la mayoría de las entrevistas se detecta rápidamente si el candidato es un apasionado de la traducción o no. Un candidato para el que un trabajo de traducción es una mera transición hacia otros objetivos no suele durar mucho en un puesto de este tipo.

Formalidad y organización

Nuestros clientes siempre esperan recibir sus proyectos dentro de los plazos establecidos y de manera organizada. Un traductor poco formal puede echar al traste este tipo de compromisos y hacer que los clientes dejen de confiar en nuestros servicios. Por eso un traductor ha de ser metódico y disciplinado. Internamente, una agencia de traducción profesional está milimétricamente estructurada, y cualquier interferencia por parte de un trabajador puede suponer una catástrofe.

En TraducciónExperta, el esfuerzo común y la pasión por nuestro trabajo nos han permitido que hasta el momento todas nuestras traducciones hayan llegado a nuestros clientes dentro de los tiempos de entrega acordados.

Enlaces de utilidad:

Selección de personal para no especialistas:
http://www.andaluciaemprende.es/wp-content/uploads/2015/02/guia-seleccion-personal.pdf

Guía para realizar una entrevista de selección de personal:
http://www.bbvacontuempresa.es/a/guia-para-realizar-una-entrevista-seleccion-personal

Guía para el técnico de selección de personal moderno: El trayecto de los candidatos en LinkedIn:
https://business.linkedin.com/content/dam/business/talent-solutions/regional/es-es/c/pdfs/modernrecruitersguide2_es.pdf

El traductor “perfecto” (Extraído del blog Construyendo traducciones):
https://construyendotraducciones.wordpress.com/2012/09/19/el-traductor-perfecto/

By | 2017-02-22T19:23:26+00:00 octubre 2nd, 2016|Categories: EMPRESA DE TRADUCCIÓN|Tags: |0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.MÁS INFORMACIÓN

ACEPTAR
Aviso de cookies