Categorias: TRADUCCIÓN

Traducción sostenible, consejos para las empresas.

Traducción sostenible

Mostramos algunos consejos que en TraducciónExperta damos a nuestros clientes para solicitar servicios de traducción sostenible, lo que permite reducir, sobre todo, tiempo y costes. En los proyectos de traducción, revisión y transcripción sucede algo similar: si una empresa actúa con lógica y razonamiento, se favorece su sostenibilidad.

¿Qué pensaríamos de una persona que compra un ordenador de más de cinco mil euros exclusivamente para navegar por Internet o para editar documentos Excel y Word? Seguramente que no ha elegido bien, puesto que con un equipo de menos de quinientos euros podría hacer lo mismo, y el importe que se ahorraría le permitiría afrontar otros pagos y necesidades futuras.

Fragmentos repetidos

Es habitual que cuando un cliente envía, por ejemplo, varios documentos corporativos relacionados entre sí, éstos contengan algunos párrafos idénticos. Esto sucede a menudo con notas de prensa que al final del texto hacen una reseña sobre la organización a la que atañe dicho escrito. Lo normal es que esa reseña sobre la entidad citada a lo largo de la nota de prensa sea la misma en casi todas las notas de prensa. Siendo así, es innecesario tener que pagar la traducción de ese mismo párrafo cada vez que se publique un escrito de esas características. Esto es extensible a otros tipos de textos. A nuestros clientes les recomendamos que marquen, por ejemplo con un color específico, aquellos fragmentos que ya tienen traducidos de proyectos anteriores. Dichas partes no se traducen y, por tanto, no se facturan.

Modificaciones de documentos

Con el paso del tiempo, la documentación de cualquier organización puede sufrir modificaciones por motivos diversos (nuevas normativas, modernización de máquinas o dispositivos, personalización de una plantilla para distintos usos, etc.). Lo práctico en estas situaciones es marcar de algún modo aquellas frases que se vayan variando. Esto permite llevar un control fácilmente visible de los cambios sufridos por cada documento. Pero, además, si la primera versión de ese texto ya estaba traducida, la traducción de cualquier documento ulterior derivado de ese primero sería más económica y rápida si están identificados los cambios realizados. A la hora de enviar a traducir estas versiones de textos solo habría que ir directamente a las frases señaladas como nuevas o modificadas. Existe software de edición de textos, como Word, que incluye una herramienta de comparación de documentos con la que se pueden resaltar las diferencias entre un texto y otro similar de manera automática. ¿Y qué sucede si no se pueden comparar los documentos y tampoco se han marcado los cambios? Entonces, el equipo de traducción tendría que comparar ambos documentos leyéndolos y cotejándolos palabra por palabra, lo que, evidentemente, sumaría tiempo y costes.

Partes innecesarias

A veces las prisas impulsan a nuestros clientes a enviarnos para traducir un bloque de textos sin haberlos examinado de antemano. Desde TraducciónExperta aconsejamos encarecidamente a nuestros clientes que, si tienen ocasión para ello, revisen lo que envían a traducir. No es necesario que hagan una lectura detenida de todo, pero sí que analicen los contenidos de sus documentos. Muchos de ellos, tras echar un rápido vistazo, se han percatado de que había partes que no necesitaban traducir como, por ejemplo, direcciones postales, referencias bibliográficas que debieran dejarse en su idioma original, grandes listados de nombres, párrafos que ya tenían traducidos, etc. O, incluso, han advertido que en realidad lo que habían enviado a traducir no era lo que debía traducirse. Varias veces ha habido clientes que han enviado un documento para traducir, por ejemplo, de español al inglés, y el documento remitido ya estaba en inglés. O que al comprobar lo que habían enviado se dan cuenta de que habían adjuntado un archivo equivocado. Aunque puede resultar anecdótico, sin esa comprobación, que debería ser rutinaria, un error por parte del cliente puede resultar caro, por muy bien que el traductor haga su trabajo.

Elección incorrecta de idiomas de destino

Cuando efectuamos un proyecto multilingüe, un mismo texto de origen se traduce a distintos idiomas. Pero, ¿esas lenguas meta están bien elegidas? Algunos clientes están totalmente desorientados al respecto y solicitan traducción para más de una veintena de idiomas. Gracias a nuestros consejos, muchos clientes, tras recapacitar, reducen el número de idiomas y, a cambio, pueden traducir más documentación en un grupo de idiomas más reducido y más ventajosos para sus objetivos. Supongamos una empresa que comercializa un producto exclusivamente en Europa. Traducir sus textos a un idioma que no pertenezca a ningún país donde vende por el mero hecho de “querer” mostrarlo en todos los idiomas posibles es una idea disparatada. Estudiar detenidamente la finalidad de las traducciones puede evitar sobrecostes.

Traducciones ya existentes

Algo que siempre aconsejamos a nuestros clientes es que se aseguren de que la traducción que necesitan no exista ya, dentro de su propia organización, o fuera, en otras fuentes externas. Quizá esto pueda resultar un tanto confuso o ambiguo, pero consideremos el supuesto de alguien que nos remite el Quijote en inglés para que se lo traduzcamos al español. Este ejemplo puede parecer un tanto ridículo, pero trasladado a la realidad sí hemos tenido clientes que nos han hecho llegar documentos de la Unión Europea, por ejemplo, para traducir del español al inglés, cuando dicha versión en inglés ya estaba disponible en páginas web oficiales. Por otro lado, en entidades de cierta envergadura hay departamentos que utilizan documentos comunes. Un buen control documental dentro de esas organizaciones puede evitar que se duplique la solicitud de traducción de un mismo documento.

Descuentos por volumen

A colación de lo anterior, y dado que algunas empresas de traducción ofrecen descuentos por volumen de palabras, hay grandes empresas que tienen muy buen nivel organizativo de la documentación con la que trabajan. Estas empresas suelen coordinar a varios departamentos para agrupar grandes volúmenes de texto a la hora de solicitar servicios de traducción o afines, disfrutando así de los posibles descuentos de que se disponga. Esta es una práctica bastante sostenible que se traduce en abaratamiento de costes y reducción de tiempos de ejecución.

Aunque los consejos detallados antes los hemos relacionado con los servicios de traducción, la mayoría se pueden trasladar y aplicar a otros ámbitos. El uso práctico de los recursos de cualquier entidad u organización es el camino adecuado hacia la sostenibilidad.

Enlaces de utilidad

Estrategia en favor del desarrollo sostenible

Desarrollo sostenible

Definición de desarrollo sostenible

TraduccionExperta

Compartir
Publicado por
TraduccionExperta
Etiquetas: RECURSOS Y HERRAMIENTAS EN LA TRADUCCIÓN

Artículos recientes

Empresas de traducción que ofrecen varios tipos de traducción

Gracias a nuestro estudio de mercado mensual estamos descubriendo cómo están mutando las empresas de traducción tradicionales. Si comparamos nuestro…

2 meses hace

El precio de una traducción: la experiencia y el conocimiento

Seguramente a muchos profesionales, de la traducción o de otros sectores, les suena haber tenido en mente y en más…

3 meses hace

Tener la web en muchos idiomas, pero de traducción instantánea automática

Se ha puesto de moda, sobre todo en empresas y organizaciones de cierta envergadura, ofrecer en la esquina superior derecha…

4 meses hace

Este sitio utiliza cookies