Categorias: EMPRESA DE TRADUCCIÓN

Empresas de traducción que todo lo pueden: guerra de precios y plazos de entrega

Empresas de traducción que todo lo pueden: guerra de precios y plazos de entrega

En la vida, todo ha de pasar por un obligado proceso. En las empresas de traducción también cada proceso requiere un tiempo y unos recursos determinados que no pueden mermarse. ¡Sorpresa!: En traducción también se da esta condición. Un traductor traduce y escribe a una velocidad determinada. Es un poco ilusorio creer que una persona, en un momento de urgencia, es capaz de mover los dedos sobre un teclado al doble de velocidad de lo que permite la física y la realidad. Pues, bien, hay crédulos que opinan que sí.

El valor de una traducción en tiempo y palabras:

Dado que el trabajo de traducción apenas requiere consumo de materias primas, su facturación básicamente depende del tiempo empleado. De ahí que generalmente se cuantifique el coste de este tipo de servicios en horas empleadas. El inconveniente de facturar por horas es la incertidumbre que se genera por parte del cliente, al no controlar éste si las horas que se facturan son las que realmente se han empleado en su traducción.
En España, quizá por evitar desconfianza y ofrecer mayor transparencia y justicia para ambas partes, el precio de una traducción se calcula en base al número de palabras que contienen los documentos a traducir. También se tienen en cuenta algunos factores adicionales, como la urgencia, el formato en que haya que trabajar y los idiomas implicados. Pero, en resumidas cuentas, las dos variables que determinan en mayor grado la facturación de un proyecto de traducción son el plazo de entrega y el número de palabras.
En TraducciónExperta opinamos que estas dos variables no deberían servir únicamente para calcular el coste de un proyecto, sino también para definir su viabilidad. Si la relación entre el tiempo disponible para la ejecución del trabajo y la cantidad de palabras está descompensada, un profesional debe saber reconocer que ese proyecto no es factible.

Lamentablemente, hay empresas cuyo afán por facturar está por encima de todo, y llevan a cabo proyectos en plazos imposibles y a precios irrisorios, sea como sea y a toda costa.

La batalla de los plazos de entrega:

Cuando un cliente solicita un servicio de traducción cuya ejecución es claramente incompatible con el plazo disponible, normalmente se debe a que ese cliente desconoce cómo se llevan a cabo de manera profesional este tipo de trabajos, o porque no le preocupa que la calidad quede relegada al último escalafón.
Para ejemplificar esto nos remontamos a la mañana del jueves de la semana pasada.

Un cliente nos llamó para solicitar una traducción de un documento (PDF escaneado) de aproximadamente 112.000 palabras. El inconveniente, como ocurre más a menudo de lo deseado, era que solo se disponía de dos horas y media para la entrega. De manera lógica se le expuso que era un plazo inviable.
El cliente insistió que en otras dos agencias le habían dicho que sí era posible, y que estaba llamando a varios proveedores más para contrastar precios. Según explicó este cliente, en las otras dos “empresas” de traducción le aseguraron que dividiendo el documento en varios traductores (práctica que desaconsejamos encarecidamente siempre que se pueda evitar), se podría hacer sin problemas.
No hay más que hacer un sencillo cálculo: imaginemos que en ese plazo (150 minutos) cada traductor pudiera asumir una cantidad de 1.000 palabras. Si dividimos las 112.000 palabras entre mil, el resultado son 112 traductores. En fin, sobra cualquier comentario al respecto. En circunstancias como esta podemos ser conscientes de la necesidad apremiante del cliente, pero no podemos engañarle y ofrecerle lo que no es posible aprovechándonos de sus desesperación por llegar a tiempo a la entrega.

La batalla de los precios:

Muchas empresas de nuestro sector, serias y responsables con su labor diaria, nadan contra corriente en cuanto a precios se refiere. Para ellas, igualar tarifas con otras empresas que traducen “a granel” es una batalla perdida. Aunque esas agencias verdaderamente profesionales están de suerte, porque la prolongada crisis en la que nos encontramos ha abierto los ojos a muchos clientes que anteponen la calidad al coste y ya no consienten cualquier cosa como quizá hicieran hace unos años. Incrementar beneficios o reducir costes con chapuzas cada vez es menos habitual.

¿Y cómo consiguen esas empresas low cost reducir precios drásticamente?:

Como hemos comentado en algún blog anterior, la mayoría de esas pseudo agencias buscan traductores en países donde los sueldos son mucho menores que los de España, o emplean becarios y estudiante en prácticas.
Pero, además, recientemente hemos sabido de otras vías que no son menos indignas. Hemos sabido que en el caso de algunas editoriales de comics se ofrecen fans de sus personajes de ficción para traducir gratuitamente. Para la editorial algo así supone un ahorro de costes muy alto, que básicamente se reduce a que el nombre del traductor figure (y no siempre) en los créditos.
Otras empresas aprovechan la desesperación de muchos traductores que llevan en paro más de un año. Algunos traductores llegan a trabajar por precios cinco veces inferiores a la media, o incluso sin cobrar durante meses a cambio de una carta de recomendación. Con mano de obra gratuita, lógicamente estas agencias pueden romper el mercado ofreciendo tarifas ridículas.

Los recursos son limitados:

Cuando se contrata un servicio profesional de idiomas tenemos que ser objetivos. Como cualquier empresa, una agencia de traducción tiene unos recursos y un personal limitados. Entonces, si consideramos el caso expuesto antes ¿es realista creer que esas dos empresas de traducción puedan tener a 112 traductores de un mismo idioma disponibles y aguardando precisamente al instante en que nos surja una traducción de ese calibre? ¿Existen de verdad empresas de milagros a precios de saldo?

Un caso sonado:

Si bien es cierto que en los servicios de intérpretes el gobierno desembolsa algo más de 40 euros por hora, esto no es parejo en las traducciones de documentos. El Estado paga menos de 0.02 euros por palabra para traducción escrita, cifra que es irrisoria en comparación con los precios por palabra medios que existen hoy en día en España. Nos preguntamos entonces qué tipo de empresas o traductores se prestan a trabajar por estos precios tan ínfimos.
Estos servicios de traducción e intérpretes públicos, para juzgados y otros organismos, salen a concurso cada cierto tiempo. Muchos de estos concursos suponen importes de varios millones de euros, cifras que empresas sin escrúpulos no dejan pasar por alto y adoptan cualquier práctica con tal de hacerse con la adjudicación: inflan e inventan listados de traductores jurados con los que no cuentan realmente en su plantilla, contratan a personal sin titulación ni idiomas como cocineros, vigilantes, o personas con antecedentes penales para efectuar traducciones o servicios de intérpretes en los juzgados, o afirman poder abarcar hasta más de 500 idiomas (¡incluso idiomas inventados o extinguidos!).
Por fortuna, algunos organismos, conscientes de esta picaresca, se percatan de la importancia de contratar traducciones profesionales y ayudar a que se tome seriamente esta cuestión, y adoptan medidas para que así se haga y para que el oportunismo no tenga cabida.

Enlaces de utilidad:

Varios traductores policiales han sido detenidos
http://www.interviu.es/reportajes/articulos/varios-traductores-policiales-han-sido-detenidos
Traduciendo con los pies
http://www.guerraeterna.com/archives/2007/05/traduciendo_con.html
Aragón Exterior pone a disposición de la hostelería zaragozana un glosario multilingüe en CD para la atención del cliente extranjero en la Expo
http://www.aragonexterior.es/internacionalizacion/noticias/Noticia/77/

La intérprete no sólo tradujo lo que le vino en gana, sino que…
http://revistaseug.ugr.es/index.php/sendebar/article/view/548/1641
Seprotec entró en los juzgados catalanes con falsos traductores
http://www.economiadigital.es/es/notices/2016/05/seprotec-entro-en-los-juzgados-catalanes-con-falsos-traductores-84094.php
¿Malas lenguas en la Justicia? La polémica por los traductores ‘low cost’ que “no saben ni castellano”
http://www.vozpopuli.com/actualidad/nacional/Justicia-Traductores-Jueces-SeproTec-justicia-traductores-seprotec-interpretes_0_954204575.html
¡Bochornosa corrupción!: La Generalitat contrata traductores judiciales de más idiomas de los que existen
https://somatemps.me/2016/07/04/bochornosa-corrupcion-la-generalitat-contrata-traductores-judiciales-de-mas-idiomas-de-los-que-existen/

TraduccionExperta

Artículos recientes

Empresas de traducción que ofrecen varios tipos de traducción

Gracias a nuestro estudio de mercado mensual estamos descubriendo cómo están mutando las empresas de traducción tradicionales. Si comparamos nuestro…

2 semanas hace

El precio de una traducción: la experiencia y el conocimiento

Seguramente a muchos profesionales, de la traducción o de otros sectores, les suena haber tenido en mente y en más…

1 mes hace

Tener la web en muchos idiomas, pero de traducción instantánea automática

Se ha puesto de moda, sobre todo en empresas y organizaciones de cierta envergadura, ofrecer en la esquina superior derecha…

2 meses hace

Presupuestos en un minuto: automatización al poder

Dar presupuesto a bulto o a granel se ha puesto de moda en el mundo de la traducción. El estudio…

3 meses hace

Este sitio utiliza cookies