La invasión de los anglicismos

La invasión de los anglicismos

Habitualmente, cuando se utiliza un término “prestado” de otro idioma, ya sea en su forma original o adaptada a la lengua en que se implanta, se hace para economizar. Es decir, se utilizan esos préstamos para evitar emplear varias palabras o una frase completa para expresar lo mismo con una única palabra. El inconveniente es que este hecho es algo cada vez más reiterado. Se ha llegado al extremo de que actualmente hemos “acogido” innumerables vocablos ingleses, y no precisamente por hechos prácticos.

La RAE acepta anglicismos, pero con salvedades

Dada la frecuencia con que sucede esto, incluso la Real Academia Española ha tenido que rendirse ante este irrefrenable proceso. Por ello, no es de extrañar que con cada revisión del Diccionario de la Lengua Española se recojan nuevos términos en inglés que se han convertido en cotidianos. Estas incorporaciones de anglicismos pueden ser literales, como sucede con STOP, o adaptadas, como ocurre con nocaut (procedente de “knockout” en inglés).

No obstante, la Real Academia Española, en su constante lucha por la defensa del español, lleva tiempo advirtiendo del vertiginoso incremento de estas incorporaciones que está aconteciendo. Es obvio que no beneficia a la identidad de la lengua española, que poco a poco se va viendo segregada en este sentido, sobre todo en algunos sectores. Un buen ejemplo son las tecnologías, el marketing o las redes sociales, donde palabras como branding, CM (community manager) o insight ya son imprescindibles. La cuestión es si realmente es necesario este uso tan drástico de anglicismos, o si la moda ha vencido a la funcionalidad.

¿Es imprescindible?

Evidentemente, este recurso nos hace la vida más sencilla. Está claro que resulta más cómodo y rápido decir “CD” que “disco compacto”. O “chat” en lugar de “conversación a través de medios digitales”. De hecho, algunos anglicismos suplen la carencia de algunos términos y los hemos adoptado en lugar de acuñar un nuevo vocablo, como sucede con “SPAM”, que podría sustituirse por “correo basura”, pero que no abarca todo el sentido y lo que implica el término en inglés.

Aunque esta necesidad no es tan patente con palabras como “hobby”, que antes denominábamos “afición” o “pasatiempo”, o con “cómic” (tebeo), “link” (enlace) o casting (audición). Es más, el anglicismo “footing”, por ejemplo, llega a ser menos ventajoso que su análogo en español, como puede verse en la siguiente conversación de muestra:

Con anglicismo:
– ¿Qué vas a hacer esta tarde?
– Voy a hacer footing/jogging.
Sin anglicismo:
– ¿Qué vas a hacer esta tarde?
– Voy a correr.

Como puede apreciarse, aquí el uso del anglicismo no sirve para economizar ni para facilitar el uso de la lengua, puesto que para incluir la palabra inglesa se alarga y complica la frase. Alguien podría ponerse meticuloso y afirmar que no es lo mismo el “jogging” que el “footing”, o que el tan en auge “running”. Pero la mayoría de los hispanoparlantes no necesitarían distinciones tan concretas en la conversación ficticia que hemos planteado.

Por tanto, si bien algunos préstamos ayudan, debemos ser conscientes de que otros no convienen tanto y quizá no merezca la pena su empleo.

Errores que perduran

La implementación de un anglicismo no siempre es perfecta. Se cometen muchos errores al usar algunos préstamos, hasta el punto de llegar a mezclar el inglés con el español. Por ejemplo, no es raro ver que alguien toma el verbo inglés “monitor” (controlar, seguir, verificar) y lo transforma en “monitorear”, que no es correcto.
Lo peor de todo es que algunas de estas imperfecciones se difunden tanto que acaban convirtiéndose en la norma. Por ejemplo, en informática existe un concepto denominado “balanceo de carga”, que consiste en compartir la carga de trabajo entre diversos recursos, ordenadores, discos duros o procesos. Esta expresión proviene del término “balance” del inglés, que en realidad significa equilibrar. Cuando empezó a utilizarse se hizo como “balancear”, que es totalmente incorrecto. Pero se extendió su uso y así permaneció con el error.

La opción en la traducción de anglicismos

Hemos llegado al extremo de que clientes del mismo sector nos piden opciones contrarias: unos solicitan que ciertos términos se dejen en inglés, y otros que se traduzcan. Otros, en cambio, no saben ni cómo proceder y nos piden asesoramiento. Desde nuestro punto de vista, esta decisión es bastante subjetiva y va muy ligada a las circunstancias y uso de cada cliente. Hay clientes con un alcance muy internacional que por defecto mantienen anglicismos, y otros clientes cuyo uso exige limitar la presencia de préstamos siempre que sea posible su sustitución, en cuyo caso recomendamos su traducción.

Desplazados en su propio idioma

La celeridad con que se adoptan nuevos anglicismos es apabullante. Por contra, un importante sector de usuarios del español, como es la tercera edad, no tan habituados al uso del inglés, van quedando atrás y se sienten desplazados en su propia lengua, que poco a poco ya no les va pareciendo tal. Esperemos que nuestro querido idioma no acabe transformado en la madrastra del cuento.
En conclusión, es inevitable que cada vez se utilicen más y más anglicismos. Pero ha de hacerse de manera cabal y con mesura. Por suerte, siempre habrá organismos que aporten la sensatez al respecto, como hace por su parte la Real Academia Española.

Enlaces de utilidad:

Campaña RAE – Lengua madre solo hay una (muy recomendable):

La RAE lucha contra los anglicismos con una campaña de publicidad:
http://elpais.com/elpais/2016/05/18/videos/1463563077_502257.html

“Hacer un forward” y 53 anglicismos que utilizamos sin pudor en la oficina:
http://elpais.com/elpais/2015/09/12/icon/1442054838_765387.html

Los 101 anglicismos más utilizados en marketing:
http://mglobalmarketing.es/blog/101-anglicismos-mas-utilizados-en-marketing/

By | 2017-02-22T19:23:26+00:00 octubre 26th, 2016|Categories: TRADUCCIÓN|Tags: , |0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.MÁS INFORMACIÓN

ACEPTAR
Aviso de cookies