Los traductores y revisores vemos demonios por todas partes

Algunos lo denominan “deformación profesional”. Otros creen que es un exceso de profesionalidad. El caso es que la mente de muchos traductores o revisores profesionales en su vida cotidiana sigue analizando textos de manera casi inconsciente incluso fuera del horario laboral. Es como si a sus ojos estuvieran marcados de un color fosforito los errores de redacción o traducción. Es inevitable, y muchas veces con sus familiares y amigos se les escapan frases como “eso no está bien redactado” o “esa traducción no es correcta”.

A continuación vamos a exponer tres situaciones en las que es habitual que ese “resorte” de traductor o revisor profesional se active y haga de las suyas.

Comercios:

Ir de compras puede parecer una actividad totalmente ajena a la traducción y la revisión. No obstante, es una clara fuente de ejemplos perfectos para este artículo. Muchas de las instrucciones o descripciones de diversos artículos como juguetes, utensilios del hogar, ropa, etc. están plagadas de erratas, algunas bastante graves. Por lo tanto, no es extraño que esa chispa del revisor o traductor salte en este contexto: una etiqueta de una camisa con advertencias incomprensibles de cómo plancharla o lavarla, unas características de una tienda de campaña sin sentido, las funciones de un televisor traducidas incorrectamente de manera literal,… Algunas de estas incorrecciones son tan llamativas que no hace falta ser del gremio para notarlo, y cualquier persona corriente se da cuenta también de ello.

Películas y series:

En los últimos años se ha incrementado enormemente la cantidad de series televisivas que se producen y emiten. Tanto dichas series como las películas son una fuente ingente de errores y equivocaciones sonadas a la hora de traducir y adaptar las producciones al español u otros idiomas. Basta con ver el título de alguna de ellas para que se active el instinto “depredador” del traductor o revisor. Internet está repleto de muestras al respecto (debajo ponemos algún enlace de ejemplo). Lamentablemente, las malas traducciones han hecho que series o películas de éxito en su idioma original se vean relegadas al abandono. No nos sorprende que haya quienes recurran a las versiones originales para disfrutar plenamente sin los estragos de una traducción impropia. Si a un espectador corriente le afecta esto, imaginemos cómo repercute en un profesional de los idiomas, que en última instancia es más consciente de ello.

Anecdóticamente, esta semana un compañero nos comentaba que en un capítulo de la célebre serie “CSI Las Vegas”, uno de los personajes, interpretado por el actor Laurence Fishburne, decía en la versión doblada al castellano esto: “…troncos acabados de cortar…”, en lugar de “…troncos recién cortados…”.

Anecdóticamente, esta semana un compañero nos comentaba que en un capítulo de la célebre serie “CSI Las Vegas”, uno de los personajes, interpretado por el actor Laurence Fishburne, decía en la versión doblada al castellano esto: “…troncos acabados de cortar…”, en lugar de “…troncos recién cortados…”.

Libros y publicaciones escritas:

Al igual que sucede con las películas y las series, ha habido grandes best sellers cuya traducción no les ha dejado en muy buen lugar. Quizá el motivo sea por contener gran número de errores, o porque la redacción en el idioma meta es mucho menos llevadera que la del genuino. La cuestión es que la experiencia de la lectura de un libro o documento escrito resultante de una traducción puede ser grata o sufrida, y muchas veces se debe a la labor del traductor o revisor. Un compañero de TraducciónExperta nos puso el ejemplo de la saga “Los hijos de la tierra”, de Jean Marie Auel. Según él, el primer libro, “El clan del oso cavernario”, lo leyó con gran agrado. En cambio afirmaba que el segundo volumen, “El valle de los caballos”, contenía fragmentos con frases muy mejorables y tediosas de leer que finalmente le impulsaron a abandonar la versión en español y proseguir con la versión en inglés, que le pareció mucho más amena.

Videojuegos:

Tampoco este sector se libra. La mayoría de las veces, las compañías de videojuegos, sea cual sea la plataforma (XBOX ONE, PlayStation 4, PC, Steam, Nintendo Switch, etc.), ni se molestan en doblar las voces o locuciones de los juegos. A veces se limitan a traducir los subtítulos. Pero incluso en estos casos hay erratas a raudales. Podemos encontrar muchos ejemplos, pero a modo ilustrativo mostramos una imagen de la versión en castellano del videojuego Vikings, Wolves of Midgard. ¿Notáis algo raro? Una frase bastante mejorable, ¿no?

Subtitulos en videojuegos

Libros de texto:

A nuestro modo de ver, que un libro de texto con el que se imparten las clases de colegios, institutos o universidades contenga errores graves es imperdonable. Y no se trata de erratas simples, sino de contenidos contradictorios y diametralmente opuestos a la realidad que acaban confundiendo a los estudiantes y aportando información equívoca. Cosas como que 4+4+4 es igual a 4×4 (sacado de un libro de profesor de cuarto de primaria). O un tema sobre los planetas donde la luna en cuarto menguante la describen como cuarto creciente (sacado de un libro de sociales de tercero de primaria de la editorial Santillana). Y así con innumerables ejemplos.

Falta de revisión y errores en libros de texto.

(Muestra de un libro de Ciencias Sociales de 4º de primaria de la editorial Santillana)

Hace una semana, una compañera de nuestro departamento de traducción aportó esta fotografía de un producto de cuidado del cabello de la conocida marca Revlon:

Por un error tipográfico, en lugar de “curly” (rizado) aparece “curyly”, donde se ha colado una Y de más, una mala pasada ocasionada por una falta de revisión. Una vez en los estantes de las tiendas, este error ya no tiene fácil solución.

Por un error tipográfico, en lugar de “curly” (rizado) aparece “curyly”, donde se ha colado una Y de más, una mala pasada ocasionada por una falta de revisión. Una vez en los estantes de las tiendas, este error ya no tiene fácil solución.

una compañera de nuestro departamento de traducción aportó esta fotografía de un producto de cuidado del cabello de la conocida marca Revlon

Además de estos tres ámbitos, hay muchos más en los que un traductor, un revisor, o incluso cualquier persona que no hable varios idiomas, se sobresalta y advierte que algo no va bien cuando lee o escucha el resultado de una traducción ejecutada incorrectamente. Desde TraducciónExperta ponemos todo nuestro empeño en lograr que cualquier traducción parezca un original bien redactado.

Aprovechamos para agradecer su tolerancia a todos los familiares y amigos que tanta paciencia tienen cuando nuestro instinto de traductores, redactores y revisores surge en los momentos menos esperados.

Enlaces de utilidad:

15 errores garrafales en los libros de texto de tus churumbeles (aquí hay algunos ejemplos para echarse unas carcajadas)
http://blogs.publico.es/strambotic/2017/08/fail-de- texto/

Top 10: los peores fallos de traducción en videojuegos:
http://neox.atresmedia.com/games/noticias/opinion/top-peores- fallos-traduccion_2014062157d2da880cf2d961f2d2dd58.html

Diez errores tipográficos de risa en los videojuegos
https://vandal.elespanol.com/noticia/1350698586/diez-errores- tipograficos-de- risa-en- los-videojuegos/

Hay errores de traducción en la Biblia:

https://www.bibliotecapleyades.net/biblianazar/esp_biblianazar_86.htm

Malas traducciones o errores de doblaje que cambiaron una película

https://www.youtube.com/watch?v=OdFJkUVewWE

Las traducciones más espantosas al español de títulos de películas

http://es.gizmodo.com/las-traducciones-mas-espantosas-al-castellano-de-titulo-1687024052

Malas traducciones y otras formas de destripar un libro

http://www.elbauldelabuhonera.com/2014/01/malas-traducciones-y-otras-formas-de.html

De las malas traducciones. Las malas de  verdad

https://delibrosydehojas.wordpress.com/2016/08/18/de-las-malas-traducciones-las-malas-de-verdad/

About the Author:

2 Comments

  1. Ramón G. A. 25 enero, 2018 at 11:44 - Reply

    Yo no soy traductor ni revisor, pero trabajo con documentos todo el día y me paso lo mismo. Voy por el metro o la calle y en muchos carteles veo fallos. Y no digamos en los mensajes de móviles que me llegan. Debe ser deformación profesional. Al final yo lo he asumido y he aprendido a vivir con ello.

  2. Escritora Rebelde 25 enero, 2018 at 16:26 - Reply

    Hay que saber separar trabajo y vida

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.MÁS INFORMACIÓN

ACEPTAR
Aviso de cookies