Presupuestos de traducción por horas, páginas, palabras o caracteres

En este artículo vamos a hacer una rápida reseña sobre las distintas formas de calcular un presupuesto para la traducción de documentos, según nos basemos en las horas empleadas o en las páginas, palabras o caracteres que contenga.

En última instancia, lo que venimos a dilucidar es cuál de estos procedimientos es el más equilibrado y justo tanto para el cliente como para quien presta el servicio de traducción.

Presupuesto de traducción por horas trabajadas:

Algunas empresas o profesionales de la traducción facturan sus trabajos según las horas invertidas en la ejecución del trabajo. Aunque en España la mayoría de las agencias de traducción ya no recurren a esta forma de facturación, sí que hay un número reducido que sigue optando por este enfoque. Quizá sea más habitual en trabajos de revisión, donde es más complejo determinar el coste del servicio hasta haber examinado con mucho detalle los textos a revisar.

No obstante, este sistema tiene dos grandes inconvenientes:

  1. Hasta finalizado el trabajo el cliente no va a saber con exactitud qué precio va a tener que abonar.
  2. Al cliente siempre le va a quedar la duda de si las horas o minutos facturados realmente han sido de labor constante o si se ha inflado el recuento y el traductor ha tenido momentos de inactividad que también se han incorporado a la factura.

Si bien es cierto que ya existen sistemas y software con los que se puede controlar el tiempo que una persona está trabajando sobre un texto, ¿quién garantiza al cliente que el traductor no haya dedicado diez minutos a tomarse un café en la fase de relectura de su traducción?

Presupuesto de traducción por páginas contenidas en el documento original:

Aunque hay países en los que se sigue trabajando de esta manera, en las regiones occidentales este método de facturación y presupuestos está prácticamente en desuso. Esto se debe a que facturar por páginas puede ser muy ventajoso para los clientes, pero no tanto para quien presta el servicio de idiomas. En una página de Word, por ejemplo, si hay alguna ilustración o gráfico podemos tener unas 450 palabras con una fuente de texto Times New Roman a tamaño 11. Si se trata de texto seguido sin imágenes ni espacios, tendríamos un recuento de en torno a 700 palabras.

Claro, aquí viene la picaresca, porque un cliente puede pensar: si reduzco el tamaño y en lugar de poner la tipografía a 11 la pongo a 8, en una página me caben unas 1400 palabras; y si lo pongo a 6 me entran 2400 palabras. Podríamos pensar que la solución es establecer un límite y que el tamaño de la fuente no sea inferior a 11. Aun así, siempre habría alguien que descubriría algún truquillo para colar más palabras dentro de la misma página, recortando los márgenes, juntando más las líneas, reduciendo el interlineado, etc.

Presupuesto de traducción por caracteres contenidos en el documento original:

Es raro ver esta manera de presupuestar, excepto en idiomas asiáticos como el chino, donde sí se suele tener en cuenta el número de caracteres, puesto que es lo más cercano en esas lenguas al recuento por palabras de una lengua occidental.

Presupuesto de traducción por el número de palabras del documento original:

Sin duda, este es el modo más habitual de calcular el coste de una traducción en la mayor parte de países occidentales. Este método, a nuestro juicio, es el más justo tanto para el cliente como el prestador del servicio de idiomas. Además, permite, en casi cualquier caso, saber el coste exacto antes incluso de comenzar a trabajar sobre los documentos. En TraducciónExperta emitimos nuestros presupuesto de esta forma. Incluso el propio cliente puede comprobar por sí mismo antes de contratar un servicio el recuento de palabras en el que se basa el importe a facturar.

Por proyecto:

Ocasionalmente, cuando estamos ante un proyecto en el que hacer un recuento de palabras es muy complicado (por el tipo de formato, por ejemplo), podemos optar por ofrecer un precio global para todo el conjunto de documentación a traducir. Esto no suele ocurrir, porque ya hay muchas herramientas y procedimientos para calcular con gran precisión las palabras contenidas en los textos.
En cambio, algunas empresas de traducción tienden a presupuestar los proyectos de forma global, sin ni siquiera detenerse a contar palabras. Por lo general son empresas de origen asiático, o agencias que trabajan utilizando software de traducción automática. Al hacer traducción automática, no les resulta tan relevante el número de palabras como a otras agencias que trabajan humana y artesanalmente con los textos. En nuestro artículo titulado “Presupuestos al azar para una traducción”  ya mencionamos este tipo de empresas.

En conclusión, para TraducciónExperta el cálculo de un presupuesto a partir del número de palabras que tenga la documentación a traducir es la manera más justa, precisa y transparente desde el momento cero de cualquier proyecto.

About the Author:

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.MÁS INFORMACIÓN

ACEPTAR
Aviso de cookies