Revisión de una traducción no efectuada por un nativo o traducida mediante software de traducción automática

De forma periódica mantenemos reuniones internas en las que tratamos aspectos cotidianos propios de los proyectos de traducción con el fin de mejorar nuestros servicios. En nuestra primera reunión de este año comentamos una práctica que ha sido muy habitual durante 2014 por parte de diversos clientes.

Esta práctica consistía en que el cliente nos hacía llegar un documento para que nos encargásemos de su revisión, puesto que el precio por palabra para las revisiones es inferior al precio por palabra que se aplica a las traducciones.

Es lógico que un cliente que ya dispone de una traducción de un documento solicite su revisión en lugar de una nueva traducción, puesto que es más económico.

Aunque determinados clientes, a sabiendas de esta diferencia de precio entre una revisión y una traducción, una vez elaborado su documento original lo introducen en un software de traducción automática, como puede ser el traductor de Google, y nos remiten el texto resultante para su revisión.

Cuando uno de nuestros traductores nativos del idioma en que se encuentra el documento a revisar lee los textos, rápidamente advierte si se trata de una traducción automática o no, o de una traducción hecha por una persona no nativa. Es más, cuando se trata de traducciones automáticas suelen aparecer frases sin sentido o cuya estructura no es la correcta en el idioma de destino.

En TraducciónExperta, durante 2014 hicimos un registro estadístico exhaustivo de los proyectos de revisión cuyo texto original era claramente una traducción automática o una traducción efectuada por una persona no nativa. En todos esos casos fue totalmente imprescindible que el cliente nos facilitara el texto original, puesto que había frases confusas o frases que ni se comprendían en el documento a revisar. Y en aproximadamente el 98% de los casos de traducciones automáticas hubo que reescribir la mayoría de las frases debido a que el texto a revisar tenía muchas erratas o estructuras sintácticas inservibles.

 

En todos estos casos, cuando se entregó al cliente la traducción se le hizo saber que siempre se obtiene un mejor resultado si desde el inicio la traducción la hace un nativo desde el texto original, por no mencionar el ahorro de tiempo: una revisión de un texto de estas características lleva más tiempo que una traducción desde el principio. De hecho, en varios casos hubo que desechar por completo el texto a revisar facilitado por el cliente y se rehízo la traducción por completo. Las traducciones son el escaparate que nuestros clientes muestran a nivel internacional. ¿Por qué no crear una buena imagen desde el inicio?

Noelia Montero.
Dpto. Coordinación de Traducción Experta.
TraducciónExperta

By | 2017-02-22T19:23:32+00:00 septiembre 20th, 2015|Categories: REVISIÓN DE TEXTOS|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.MÁS INFORMACIÓN

ACEPTAR
Aviso de cookies