Categorias: TRADUCCIÓN

Traducciones sin contexto | Caso real AYUDA A HICCUP A ENCONTRAR TOOTHLESS

Traducciones sin contexto, caso real AYUDA A HICCUP A ENCONTRAR TOOTHLESS

 

Las traducciones sin contexto no tienen sentido. El contexto de un documento es lo que nos proporciona cuestiones básicas como el sector al que pertenece (medicina, literatura, informática,…), el propósito para el que se va a utilizar (formación, instrucciones de uso de un aparato, comunicación publicitaria, advertencias,…), a quién va dirigido (adolescentes, ingenieros, abogados, turistas,…), o incluso datos mucho más precisos como el tipo y modelo de dispositivo para el que está ideado, el producto concreto para el que está escrito, el procedimiento o proceso para el que está adaptado, etc. Habitualmente, cuando comenzamos a traducir un texto conocemos el contexto, o está presente en el propio contenido. Aunque no siempre es así, en cuyo caso deberíamos tratar de averiguarlo. El contexto de un documento es IMPRESCINDIBLE para llevar a cabo una traducción de calidad. ¿Sabríamos a qué se refiere, por ejemplo, la frase “Tengo un gato” sin más datos?
Tomemos algunos ejemplos prácticos, basados en casos reales, para ilustrar esto:

Caso 1: Contexto parcial

Se nos asigna la traducción de la etiqueta de una bebida alcohólica. Al disponer de la etiqueta ya se nos ha facilitado gran parte del contexto. Aun así, aparece la frase “Drink responsibly”. Si queremos traducir esta frase al español de la manera más adecuada nos falta parte del contexto: ¿a quién va destinada esta traducción? De ello dependerá que hagamos un uso formal o informal del lenguaje, puesto que no es lo mismo “Bebe con responsabilidad” que “Beba con responsabilidad”. Solicitar al cliente este dato nos permitirá terminar la traducción de la forma más apta para el contexto en el que se va a emplear, y para el público al que se quiere destinar.

Caso 2: Sin contexto

En un proyecto real nos llegaron varios textos para los que se nos pedía hacer una revisión. El cliente afirmaba que se los había traducido otra persona, pero que no eran correctos. Rápidamente comprendimos a qué se debían los errores de traducción: el traductor la había realizado sin tener en cuenta el contexto. El texto contenía palabras y frases sueltas ambiguas con infinidad de posibles traducciones como las siguientes:

Play
Search
Order
La traducción inicial era:
Jugar
Inspeccionar
Pedir

El inconveniente es que se trataba de las opciones de un reproductor de DVD, por lo que las traducciones para las dos primeras palabras deberían haber sido “Reproducir” y “Buscar”. En cuanto al término “Order”, con la experiencia debida, y gracias al manual de instrucciones que nos hizo llegar el cliente, se llegó a la conclusión de que este término había sido a su vez traducido inadecuadamente al inglés desde otro idioma, y que en realidad se refería a “ordenar” el contenido, mientras que “order” no significa eso, sino “hacer un pedido”.

Caso 3: Una imagen vale más que mil palabras

En muchos de nuestros trabajos se describe un producto o el manejo de un dispositivo o una máquina. A veces, aun teniendo mucha información relativa al texto que estamos traduciendo, no contamos con los datos suficientes, y ni siquiera las explicaciones del cliente terminan por completarlos. La solución puede ser tan sencilla como pedir al cliente que envíe una fotografía o una imagen del objeto que se menciona en sus textos. Es sorprendente cómo esto hace honor al dicho, porque casi siempre que se nos ha dado esta circunstancia las imágenes han sido totalmente esclarecedoras.

Caso real perjudicial AYUDA A HICCUP A ENCONTRAR TOOTHLESS

Los profesionales que estamos inmersos en el mundo de los idiomas vemos incontables casos reales en los que la no observancia del contexto daña la imagen de quien ha solicitado esa traducción. Queremos compartir el ejemplo de una destacada cadena de restaurantes de comida rápida.

Este año (2016), entre sus muchas campañas de menús infantiles lanzó una en la que se entregaba a sus clientes más jóvenes la comida en una caja. En las ilustraciones de la misma figuraban personajes de una de las películas de la saga Cómo Entrenar a Tu Dragón. En una de las frases impresas en el cartón ponía: AYUDA A HICCUP A ENCONTRAR TOOTHLESS.
En primer lugar, es una traducción demasiado literal del original, puesto que en todo caso falta la preposición “A” y debería poner: AYUDA A HICCUP A ENCONTRAR A TOOTHLESS. Pero el error verdaderamente grave es otro. La mayoría de los niños quedaron frustrados al leer esto, puesto que quien escribió la frase no tuvo la precaución de contextualizarla en el idioma de los pequeños a los que estaba destinado este merchandising.
De haberse informado adecuadamente, el traductor de esta frase habría puesto los nombres de los personajes como HIPO (en lugar de HICCUP) y DESDENTADO (en lugar de TOOTHLESS), que es como se les llama en todas sus películas en español. Por tanto, la frase adecuada para el contexto tendría que haber sido: AYUDA A HIPO A ENCONTRAR A DESDENTADO.

Seguro que en nuestra vida cotidiana encontramos casi a diario errores de este tipo debidos a una mala contextualización de las traducciones. Con los ejemplos expuestos se pone de manifiesto que el contexto supone la diferencia entre una traducción apropiada y otra que, sencillamente, no concuerda con lo esperado. Y no debe asustarnos preguntar a nuestros clientes lo necesario para disponer de dicho contexto. El cliente comprenderá que es la manera profesional de proceder y agradecerá que sus textos en los distintos idiomas vayan acorde con el campo y la finalidad pretendidos.

Lectura aconsejada sobre el contexto en la traducción.

 

TraduccionExperta

Artículos recientes

Empresas de traducción que ofrecen varios tipos de traducción

Gracias a nuestro estudio de mercado mensual estamos descubriendo cómo están mutando las empresas de traducción tradicionales. Si comparamos nuestro…

2 semanas hace

El precio de una traducción: la experiencia y el conocimiento

Seguramente a muchos profesionales, de la traducción o de otros sectores, les suena haber tenido en mente y en más…

1 mes hace

Tener la web en muchos idiomas, pero de traducción instantánea automática

Se ha puesto de moda, sobre todo en empresas y organizaciones de cierta envergadura, ofrecer en la esquina superior derecha…

2 meses hace

Presupuestos en un minuto: automatización al poder

Dar presupuesto a bulto o a granel se ha puesto de moda en el mundo de la traducción. El estudio…

3 meses hace

Este sitio utiliza cookies