Categorias: EMPRESA DE TRADUCCIÓN

Traductores y secretari@s, trabajos extra de una empresa de traducción

Traductores y secretari@s, trabajos extra de una empresa de traducción

Una empresa de traducción tiene como finalidad la prestación de servicios de traducción, y otros afines como la revisión de textos o la transcripción. Algunas agencias ofrecen servicios adicionales, como el de intérpretes, subtitulado u otros. El inconveniente viene cuando el cliente confunde un servicio de este tipo con un servicio de secretaría. Por supuesto, dentro de nuestra labor también entra facilitar a quién contrata nuestros servicios el óptimo uso de los mismos. Pero hay que distinguir cuándo termina nuestra parte del trabajo y se entra en otro territorio.
A continuación vamos a describir casos reales en los que consideramos que un cliente abusa de nuestro buen hacer. Son situaciones que conllevan unos “extras gratuitos” más propios de secretariado que de una empresa de traducción.

“No tengo tiempo”:

Una clienta nos llama para pedir presupuesto de unas noticias que van a publicar en la Web de su empresa. Le solicitamos que nos los haga llegar para poder darle un precio exacto, a lo que nos responde de la siguiente manera: “llama a la centralita de mi empresa, pregunta por mi compañero X y pídele que te envíe los documentos”. Tras hablar con X, éste nos dice que no sabe nada de esos textos. Volvemos a hablar con la clienta y le explicamos lo acontecido. Nos dice que hagamos lo mismo y preguntemos por su compañera Z. Dicha compañera Z tampoco sabe nada de los textos mencionados por la cliente. Volvemos a llamar a la clienta para explicarle de nuevo lo acontecido, a lo que ella nos dice: “Pues es que yo no tengo tiempo para estar averiguando quién tiene los textos”. A todas luces, esta labor de llamar e indagar es más propia de gestión interna que de una empresa de traducción. Finalmente de esta clienta no volvimos a saber.

“¿Me podéis echar un vistazo a esto…”:

Esta circunstancia no es la más habitual, pero sí nos ha sucedido con más de un cliente. La última vez que tuvo lugar un cliente nos envió un documento de cerca de 4500 palabras. Nos dijo que lo había traducido él mismo de español al inglés, aunque no era nativo. Su petición era: “¿Me podéis echar hoy un vistazo a esto que he traducido yo mismo para que no lleve errores?”. Lógicamente, el texto tenía muchas erratas y frases totalmente ininteligibles debido a que no estaba traducido por un traductor nativo profesional. Nos pusimos en contacto con el cliente y le comentamos la situación. Le propusimos remitirle un presupuesto de revisión sin compromiso por su parte, a lo cual él respondió: “Ah, pero, ¿me cobráis por revisarlo? Entonces no”. En alguna ocasión hemos revisado sin facturar fragmentos pequeños de clientes que habitualmente contratan nuestros servicios. En cuanto al caso expuesto, se trataba de un cliente que además llevaba más de dos años sin contactar con nosotros. Dado el lamentable estado del texto, revisarlo nos habría supuesto al menos tres horas. Sorprende que el cliente no comprenda porque debíamos facturar esta labor. ¿O no?

“Saca tú los textos“:

Entre los proyectos que nos encargan los clientes es muy habitual la traducción de contenidos de páginas Web. Actualmente hay páginas Web que cuyos textos se insertan a través de gestores de contenido, como puede ser el que facilita WordPress. Otras Webs no se administran de esta manera, pero son muy sencillas y tienen un contenido escueto. El inconveniente viene cuando se trata de páginas Web que no facilitan estas labores y que además son muy extensas y con una navegación compleja y poco intuitiva. Algunas incluso tienen textos insertados como imágenes incrustadas de las que no se puede copiar y pegar texto.

En estos casos solemos pedir al cliente que consulte si disponen del texto en algún formato Word o similar. Una buena práctica de los diseñadores profesionales de páginas Web es recopilar todos los contenidos de texto en un único documento antes de iniciar la creación de la Web. Si no existe dicho documento, pedimos al cliente que traten de extraerlo si precisan un presupuesto exacto.

De otro modo, para páginas con cierto volumen y con navegación intrincada solemos facturar la extracción de los textos si tenemos que hacerla manualmente. ¿Por qué? Porque algunos clientes nos decían cosas como: “Sacad vosotros los textos, que a mi informático le va a llevar por lo menos dos horas”.

Y tras horas extrayendo un sinfín de contenidos para enviarles un presupuesto, un alto porcentaje de esos clientes ni siquiera respondían a nuestros correos confirmando al menos haber recibido dicho presupuesto.

“Envíaselo a mi compañera”:

En TraducciónExperta nos gusta asegurarnos de que nuestros clientes reciben sus proyectos sin incidencias. Si transcurrido un tiempo prudencial no tenemos confirmación de recepción por parte del cliente, tratamos de contactar telefónicamente para cerciorarnos de que no se ha producido ningún inconveniente. Lo curioso viene cuando acontecen cosas como este caso real:

Llamamos a las 16.00 a una clienta que no había confirmado una entrega que necesitaba urgente por la mañana, y nos responde esto: “Aún no he podido mirar si lo he recibido. Envíaselo a mi compañera X. Su correo es…”. A la mañana siguiente, seguimos sin confirmación de la entrega. Volvemos a llamar a la clienta, que nos dice: “¿No te lo ha confirmado mi compañera? Entonces envíalo a este otro correo…”. Del tercer correo tampoco obtuvimos jamás confirmación de recepción ni de lectura. Al final, volvimos a llamar a la clienta dos días después, que nos confirmó por teléfono que lo habían recibido.

Este ejemplo, además de mostrar cómo acabamos haciendo labores más propias de secretario/as, también pone de manifiesto que algunos clientes solicitan entregas urgentes, cuando en la práctica no era tanta la prisa.

“¿Nos revisáis la contabilidad?”:

El Modelo 347 es una declaración informativa que resume las operaciones anuales que una empresa ha tenido con terceras partes. Las cifras de este modelo deben ser las mismas para el proveedor y para la parte contratante. Cuando un cliente nos remite sus cifras del 347 para cotejarlas con las nuestras y coinciden significa que ambas partes han efectuado esa contabilidad correctamente.

Cuando no es así, entonces una de las dos partes ha contabilizado alguna factura de más o de menos. Todos los años surge alguna incidencia de este tipo, y en nuestro caso, hasta la fecha, siempre se ha debido a que algún cliente no ha incluido alguna factura nuestra en su facturación.

Casualmente, esto siempre ocurre con empresas de gran envergadura. Y cada año hemos tenido uno o dos casos en que la contabilidad de alguno de estos clientes era un completo desastre que la otra parte no era capaz de descifrar, de modo que hemos terminado punteando nosotros su contabilidad para localizar los errores contables que habían cometido. Esto, como puede comprenderse, conlleva horas de un trabajo no remunerado y que no es propio de un proveedor de servicios de traducción, revisión o transcripción.

Estos ejemplos expuestos son tan solo una muestra y constituyen una minucia en comparación con todas las tareas añadidas que nos vemos forzados a desempeñar sin ser realmente nuestro cometido. Finalmente, queramos o no, a lo largo de nuestra jornada laboral siempre tenemos que hacer de vez en cuando de “secretario/as” para nuestros clientes. Nosotros lo hacemos sin inconveniente para dar a nuestros clientes el mejor servicio posible, aunque debemos saber poner el límite de forma elegante y sin que el cliente se sienta ofendido cuando éste adopta una actitud abusiva y aprovechada.

TraduccionExperta

Compartir
Publicado por
TraduccionExperta
Etiquetas: MERCADO DE LA TRADUCCIÓNSERVICIOS DE TRADUCCIÓN

Artículos recientes

  • EMPRESA DE TRADUCCIÓN

Traducción con pujas, subastas… hagan sus apuestas

4 meses hace
  • EMPRESA DE TRADUCCIÓN

Empresas de traducción que ofrecen varios tipos de traducción

Gracias a nuestro estudio de mercado mensual estamos descubriendo cómo están mutando las empresas de traducción tradicionales. Si comparamos nuestro…

4 meses hace
  • REVISIÓN DE TEXTOS

Donde prima lo visual

5 meses hace
  • EMPRESA DE TRADUCCIÓN

El precio de una traducción: la experiencia y el conocimiento

Seguramente a muchos profesionales, de la traducción o de otros sectores, les suena haber tenido en mente y en más…

5 meses hace
  • EMPRESA DE TRADUCCIÓN

Tener la web en muchos idiomas, pero de traducción instantánea automática

Se ha puesto de moda, sobre todo en empresas y organizaciones de cierta envergadura, ofrecer en la esquina superior derecha…

6 meses hace

Este sitio utiliza cookies