Traductores, velocistas, magos, prestamistas y recaudadores

Traductores, velocistas, magos, prestamistas y recaudadores

Las crisis económicas afectan a todos los sectores, empresas, organizaciones, organismos e individuos. Esto es algo que seguramente todos tenemos en mente. No obstante, lo cierto es que no influyen por igual a todo el mundo. Es más, hay quienes saben sacar provecho de este tipo de circunstancias, aunque sea con procedimientos poco éticos. En este artículo vamos a reseñar cómo afecta a las empresas de traducción y a los traductores autónomos el hecho de que otros obtengan beneficios gracias a la crisis.

Mayor prisa: los velocistas

Desde el año 2007, aproximadamente, en TraducciónExperta hemos venido notando que los plazos de entrega han mermado progresivamente. Un gran porcentaje de nuestros clientes solicitan las entregas de sus trabajos en tiempos cada vez más cortos, hasta el punto de tener que rechazar proyectos puntuales que en nuestra agencia tildamos de “imposibles” como, por ejemplo, una traducción de casi trescientas páginas en dos horas. Cualquier traductor o experto que trabaje con idiomas encontrará ilógico un plazo de entrega de esas características. Lo sorprendente es que tras manifestar nuestra “incapacidad” para abordar un documento así en dos horas, algunos clientes nos llaman a los pocos minutos para comunicarnos que han encontrado una empresa que sí lo puede hacer. Son empresas o traductores que solemos denominar “velocistas”.

Márgenes milagrosos: los magos

Paralelamente, las tarifas que solíamos aplicar los profesionales de la traducción han permanecido congeladas o, en muchos casos, han decrecido, a pesar de que los impuestos y los gastos habituales no han cesado de aumentar. Esto se ha debido principalmente al intrusismo de empresas que antes no se dedicaban a las traducciones pero que se han hecho un hueco en el sector a costa de reducir precios descuidando la calidad, o “exprimiendo” al personal, que muchas veces se encuentra en países en vías de desarrollo donde los salarios son irrisorios. Las tarifas que aplican estas pseudo agencias de traducción han sido una herramienta que algunos clientes han empleado para forzar a ajustar precios a agencias que realmente sí dan a la calidad el valor que merece. Esto ha hecho que mantenerse a flote con los márgenes actuales, y ofreciendo traducciones verdaderamente profesionales y expertas, sea algo casi mágico.

Beneficio absoluto: traductores recaudadores

Donde hay crisis también hay quienes saben obtener el máximo partido. De vez en cuando topamos con clientes que contratan un servicio que una vez entregado no abonan, total o parcialmente, sin dar explicación alguna y dejando de responder al teléfono o los e-mails desde ese instante. Literalmente, se esfuman. Esto ha llevado a la mayoría de las empresas de nuestro sector a facturar parte o todo el importe de los proyectos en el momento de la contratación para aquellos clientes nuevos. Esta decisión al final afecta negativamente a clientes formales, pero asegura la supervivencia de las agencias.

Lamentablemente, dentro de nuestra propia rama existen agencias de traducción que persiguen el beneficio absoluto: cobran a sus clientes y no pagan los servicios de los traductores ni a su plantilla. Suelen ser empresas que desaparecen o modifican sus datos fiscales al cabo de poco tiempo. Con lo cual, gran cantidad de traductores acaban ejerciendo de recaudadores, persiguiendo empresas “mutantes” que cambian de nombre y dirección cada dos o tres años. Por fortuna, en Internet hay cada vez más listas negras (black lists) donde se recogen los nombres de empresas asiduas a estas prácticas tan deleznables. Una forma de ir un tanto sobre seguro es solicitar al cliente o empresa contratante los datos fiscales (Razón, CIF y dirección fiscal), que nos permiten indagar sobre su posible fiabilidad.

Traductores prestamistas

Si tenemos en cuenta que un porcentaje nada desdeñable de clientes posterga sus pagos tres o más meses (o incluso años), pero que tanto las agencias de traducción como los traductores independientes han de hacer frente a los impuestos que son improrrogables (IVA, IRPF, cuotas de autónomos, Impuestos de Sociedades, etc.), éstos últimos acaban siendo, como muchas empresas y profesionales de otros sectores también, prestamistas de sus clientes y del Estado. Esto se agrava si, como es habitual, cada año los gastos y / o los impuestos se van incrementando, y más aún si topamos con algún impagador.

Conclusión

Todas estas particularidades que transforman a los profesionales de la traducción en velocistas, magos, prestamistas y recaudadores acaban convirtiéndose en una mordaza que va cercenando la viabilidad de ser traductor autónomo o agencia de traducción.

En TraducciónExperta vemos esto reflejado en el hecho de que cada vez nos llegan más currículos de personas con un alto perfil formativo que en el pasado eran traductores autónomos por cuenta propia, con intención de entrar a formar parte de nuestra plantilla, por aquello de que un sueldo fijo confiere quizá más estabilidad y tranquilidad que todo lo expuesto sobre estas líneas. Desafortunadamente, en nuestra agencia no podemos dar cabida a tanto traductor experto.
Eso sí: por suerte, muchos de nuestros clientes saben cuidar a los proveedores que valoran la calidad. De no ser así, en poco tiempo únicamente quedarían agencias de traducción que dan prioridad a unas tarifas sin competencia y unos plazos de tiempo “imposibles” en lugar de hacer prevalecer un trabajo bien hecho. Puede ser paradójico, pero incluso organismos públicos acaban utilizando servicios no solo poco profesionales, sino además de traductores e intérpretes que ni siquiera conocen algunos de los idiomas para los que se les contrata (véase un ejemplo en uno de los enlaces del final del artículo).

En TraducciónExperta luchamos a diario por ser menos velocistas, magos, prestamistas y recaudadores, y más eficientes y cuidadosos en las traducciones que entregamos a nuestros fieles clientes. Tratamos de combatir la mediocridad con nuestro esfuerzo a diario.

A continuación facilitamos varios enlaces interesantes o de listados en que figuran empresas o particulares poco fiables que subcontratan servicios de traducción.

Enlaces de utilidad

Cualquiera puede trabajar como traductor e intérprete en los tribunales de Madrid:
http://www.economiadigital.es/es/notices/2016/05/los-juzgados-me-contrataron-como-traductor-de-arabe-aunque-no-se-ni-una-palabra-83818.php

Antifrau investiga la concesión a la empresa de traducción judicial
http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/antifrau-investiga-concesion-empresa-traduccion-judicial-2738059

El caso de la empresa Maremagnum Traducciones (también conocida como MTM / Maremagnum Servicio Lingüístico / Grupo Universal / Grupo MTM / GRUPO TRADUCTORES ASOCIADOS / GLOBAL SCHOOL EMITIEM SL / GRUPO MTM UNIVERSAL TRADUCCIONES / TRADUCTOR “X”):
http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20120530/54301012551/detienen-en-barcelona-a-los-responsables-de-una-empresa-por-estafar-a-traductores.html

http://www.elistas.net/lista/traductores/archivo/indice/781/msg/799/

Proz scam alert reports
http://wiki.proz.com/wiki/index.php/Translator_scam_alert_reports

Sad Stories – Translation Agency/Client Payment Reputation
http://www.sadstories.info/
BLACKLISTED TRANSLATION AGENCIES
http://www.artectrans.fr/de/node/80

Translation ethics
http://translationethics.blogspot.com.es/p/blog-page.html

Blacklisted Translation Outsourcers
http://www.translationdirectory.com/non-payers.htm

By |2018-09-15T02:21:39+00:00septiembre 13th, 2016|Categories: TRADUCCIÓN|Tags: |0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.MÁS INFORMACIÓN

ACEPTAR
Aviso de cookies